Componentes y Tipos de Fallas Geológicas

Componentes y Tipos de Fallas Geológicas

En una falla geológica se pueden identificar los siguientes componentes: “plano de falla”, “bloques de falla”, “orientación o dirección”, “buzamiento”, “desplazamiento” y “facetas triangulares”

Partes de Falla Geológica

El “Plano de Falla” es el plano o la superficie a lo largo de la cuál se desplazan los bloques que se separan en la falla.

Plano de Falla

Los “bloques de falla” son las dos porciones de roca separadas por el plano de falla. Si el “plano de falla” está inclinado, el bloque sobre el plano de falla es “bloque colgante”, “labio levantado” o “bloque superior” y el que se encuentra debajo se llama “bloque yaciente”, “labio hundido” o “labio inferior”.

Labio Superior y Labio Inferior en una Falla Geológica

La falla puede tener una “orientación” o “dirección” respecto al rumbo con el eje Norte-Sur y a una línea horizontal que puede ser vertical, horizontal o inclinada y también tiene un “buzamiento” que es el ángulo del “plano de falla” con respecto al horizonte.

En la falla también debe determinarse un “desplazamiento” o “escarpe” que es la distancia neta entre las superficies de los bloques y la dirección en que se ha movido un bloque con respecto al otro.

Dirección y Buzamiento de Falla

Y por último, se pueden identificar las “facetas triangulares” que son espejos de fallas que muestran el corte de una cadena montañosa cuando la falla ocurre perpendicuarlmente a la cadena montañosa.

Facetas Triangulares

Las fallas se clasifican en 3 tipos por su “sentido” o dirección en la que se desplazan los bloques.

La “falla normal” se genera por la tracción con movimientos verticales con respecto al “plano de la falla”, que típicamente tiene un ángulo de 60° respecto a la horizontal, y como hemos visto, genera un “bloque superior” y un “bloque inferior” donde las rocas de un lado de la falla se hunden respecto a las rocas del otro lado de la falla.

La falla normal se producen en áreas donde la roca se separa, de forma que la corteza en un área específica es capaz de ocupar más espacio y no crean salientes rocosos.

Falla Normal

La “falla inversa” se genera por compresión. Tiene movimientos horizontales donde el bloque superior se encuentra por encima del bloque inferior. Ocurre en áreas donde las rocas se comprimen unas contra otras de forma que la corteza rocosa de un área ocupa menos espacio, generando un área expuesta de la falla llamada “saliente”.

Falla Inversa

La “falla de desgarre”, “falla de rumbo” o “falla transformante” tiene un componente horizontal predominante y un pequeño componente vertical. El bloque de roca de un lado se mueve a una dirección, mientras que el bloque opuesto se mueve en dirección opuesta. Se identifican debido a la discontinuidad de un terreno.

Falla Transformante

Este tipo de fallas se dividen en “dextrales” (movimientos relativos hacia la derecha con respecto al observador) y “sinistrales” (movimientos relativos hacia la izquierda con respecto al observador).

Fallas Sinistrales y Dextrales

El movimiento a lo largo de una  falla geológica no ocurre de una sola manera, sino como una combinación de los tres tipos de fallas y podrá tener varias direcciones que pueden ser verticales, horizontales o una combinación de las 3.

Tipos de Fallas Geológicas

Además, una falla no es únicamente una grieta en la roca sino que puede ocurrir en una amplia variedad de fracturas originadas por movimientos similares, por lo que pueden agruparse en “zonas de fallas”

Zona de Fallas

La naturaleza del movimiento de las rocas de cualquiera de los dos lados del “plano de falla” puede ayudar a determinar el origen y el comportamiento de la falla tanto en fallas individuales como pequeñas.

Las fallas pueden considerarse como activas cuando las deformaciones de los sedimentos cuaternarios muestran evidencia de movimientos durante los últimos 1.8 millones de años.

Si los deslizamientos en la falla ocurren de forma estable y casi imperceptible después de varios años, se llama una falla “asísmica”, pero si los deslizamientos ocurren de forma repentina originando sismos  y luego largos períodos de inactividad se llaman “reptantes”.

Cuando la actividad de una falla ocurre de forma repentina y brusca se puede producir un gran terremoto e incluso la ruptura de la superficie terrestre, formando un “escarpe” o una falla.

Las fallas más activas causan la mayoría de los sismos como la Falla de San Andrés en California.

Falla de San Andrés

La fractura implica que habrá movimientos de un lado de la discontinuidad con respecto al “plano de falla” y al otro bloque de roca.