Las corrientes oceánicas: corrientes superficiales

Las corrientes oceánicas: corrientes superficiales

Las corrientes marinas próximas a la superficie de los océanos son impulsadas por los cambios de presión y temperatura que forman  a los vientos de la Tropósfera que las arrastran con ellos.

Estas corrientes surgen por encima de la termoclina en los 400 metros más superficiales en el 10% del Océano incluyendo las corrientes costeras y las de la superficie del océano y afectan la formación de la litósfera.

Luz-y-Olas

En el ecuador se presentan dos condiciones importantes.

Por un lado, la salida de los fotones del campo electromagnético de la Tierra y por el otro lado el ecuador es la zona de mayor superficie en contacto con la radiación electromagnética proveniente del sol.

Energía-Solar-Entrante-a-la-Tierra

Estas dos circunstancias hacen que exista mayor  calor y por lo tanto temperatura en el ecuador. Las moléculas de agua más cálidas serán desplazadas hacia los polos, pero debido al efecto “Coriolis”, estas corrientes formarán un giro (a la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur).

Temperatura-en-Superficie-del-Océano

Existen 5 giros principales: el “Giro del Atlántico Norte” (siendo la Corriente del Golfo una de ellas), “Atlántico Sur”, “Pacífico Norte”, “Pacífico Sur” e “Indo-Oceánico”. También existen algunos más pequeños en los Polos y uno que circula alrededor de la Antártica.

Giros Principales de Corrientes Superficiales

El giro suele ser más fuerte entre las corrientes que fluyen del Este hacia el Oeste impulsados por el comportamiento de la termoclina a mayor profundidad.

El calor en el ecuador también aumentará la tasas de vaporización de la superficie del océano en estas zonas venciendo la tensión superficial de esta gran masa de agua.

Promedio de Vapor de agua en la atmósfera

Esta vaporización creará masas de aire húmedas con vapor que tenderán a ascender, desplazando a las masas con menos presión por convección hacia los polos, creando celdas de vientos.

Circulación-de-la-Celda-de-Hadley

Si estos giros de viento adquieren fuerza y masa eventualmente colisionarán con la superficie del agua.

Mapa de Velocidad del Viento en el Mundo

Estos vientos construirán formas de energía llamadas “olas” con un movimiento ondulatorio sobre el nivel del mar y debajo del nivel del mar, que dependerán de la distancia del soplo, la longitud del tiempo que sopla y la velocidad del viento.

Formación de una Ola

Cuando las olas hacen contacto con el fondo del mar, se vuelven inestables y se romperán sobre la costa, liberando energía en una corriente a lo largo de la costa que transporta sedimentos en un proceso llamado “desplazamiento costero” que eventualmente puede conformar grandes montones de tierra, islas de barrera o islas largas paralelas a las costas.

 Corrientes costeras

Las “corrientes de marea” son generadas diariamente por la marea, que es esencialmente olas largas y lentas creadas por la interacción de la Tierra con la Luna y el Sol. Las mareas más grandes ocurren cuando el Sol, la Tierra y la Luna están alineados.

Interacción de la Marea por Sol

Cuando la Luna deja de interferir entre la magnetósfera de la Tierra y el clima solar (entrando a la fase de “Luna Llena”), existe un choque directo entre la radiación solar y el sol, provocando que el océano sea “empujado”, achatando su forma hacia la ubicación de la Luna.

 Luna y Magnetósfera de la Tierra

Cuando la Tierra está más cercana al sol, las mareas son más intensas. Los niveles del agua aumentan en ciertas partes de la Tierra mientras disminuyen en otras, y vienen acompañados de una corriente de marea con un cambio en la dirección velocidad de la corriente.

Corrientes por Marea

Estas corrientes no fluyen de forma continua y no tienen gran impacto en el mar abierto, aunque pueden alcanzar hasta los 25 kilómetros por hora en bahías y estuarios ocurriendo las más fuertes en el pico alto y bajo de las mareas.